Audiencia con Dios

Esta es una invitación a todos, hermanos, nadie está excluido, todos tenemos ese santuario íntimo de la conciencia, donde Dios está esperando la hora en que tú bajes a hablar con Él y decidas, a la luz de su mirada, tu propio destino. ¡Qué hermoso es pensar que a la hora que yo quiera tengo audiencia con Dios! ¡Que en cualquier momento que yo quiera recogerme en oración, Dios me está esperando y me está escuchando! (Homilía lo de febrero de 1980, Ciclo C).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *