Diario

Monseñor Romero grababa en la intimidad de su habitación en el Hospital La Divina Providencia, (lugar donde vivía) y al finalizar el día, los acontecimientos que le ocurrían durante el día.

Tiene grabaciones desde el 31 de marzo de 1978 hasta el 20 de marzo de 1980. Los últimos cuatro días de su vida, no los grabó.

El día de su martirio, el 24 de marzo de 1980, Monseñor Urioste y las Hermanas Carmelitas que se quedaron en el Hospitalito mientras él era trasladado a un Hospital, se acercaron a la Casita de Monseñor Romero y encontraron casettes en donde él grababa con su voz los acontecimientos del día.

LEER AQUI SU DIARIO