La verdadera conversión

Una verdadera conversión cristiana hoy tiene que descubrir los mecanismos sociales que hacen del obrero o del campesino personas marginadas. ¿Por qué sólo hay ingreso para el pobre campesino en la temporada del café y del algodón y de la caña? ¿Por qué esta sociedad necesita tener campesinos sin trabajo, obreros mal pagados, gente sin salario justo? Estos mecanismos se deben descubrir no como quien estudia sociología o economía, sino como cristiano, para no ser cómplices de esa maquinaria que está haciendo cada vez gente más pobre, marginados, indigentes. (Homilía 16 de diciembre de 1979, Ciclo C).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *